jueves, 18 de julio de 2013

VEREMUNDO MÉNDEZ COARASA, POESÍAS CHESAS



(1897-1968)

Las flamas de lo fogaril

Una nuey recién cenáus,
mirando las flamas yeran
prexinando cada cual
u pensando a su manera,
rodiando lo fogaril
toda una familia entera,
en aquella nuey d’ivierno
que l’ausín chiflaba fuera,
chelando a la nieu que empliba
los telláus y las carreras.

Yeran bien aposentáus
en dreita y zurda cadiera,
y, cara a cara lo fuego,
bellos en escamilletas
escuitando que, lo güelo,
fablaba d’estas maneras:

A mí porque ya so viello
muita vida no me’n queda
pero a estos fogarils
y polidas chamineras,
que por cientos las añadas
todas u cuasi las cuentan,
a morir son condenadas,
como yo, por estar viellas.
La vida que ve trayendo
con lo tiempo cosas nuevas
fa aquí, como en otros puestos,
que muitas cosas se pierdan:
levan calzóns cuatro viellos,
ya se’en fueron las gorgueras,
rondas no’n sientes dinguna…
¡lo tañer ye una fatera!
bailar la jota, ¡soniando!
ixo antis más diz que feban.
Albadas y palotiáus
romances y sobremesas
iz que cien años ta zaga
aquí’n lo lugar bi-n-heba.

Ya no tartié más lo güelo,
miré lo fuego que ardeba
y lo altas que puyaban
las flamas la nuey aquella.

Poco a poco se apagueron
como si s’hesen dau cuenta
de lo que d’ellas fablaba
y s’hesen muerto de pena.

Argensola, nº 38, 1959


Soniando'n los Pirineos

Dend’este viello lugar
toda la vida baxeron
las aguas de l’Subordán,
con l’Aragón, enta l’Ebro.
Los tres chuntos ta Tortosa,
Mare Nostrum enta dentro.

¡Si! baxeron y s’en iban
d’estos altos Pirineos,
brincando por los crapáls,
por foces, xervigaderos,
lapizas y cantaleras,
enta la boca l’Infierno,
como caballo esbocáu,
sin ramal, serreta u freno,
y, en salindo d’ixa foz,
mansas, sin reblar, s’en fueron.

Aragón –de peñas, ríos–:
chens d’aquí lo cristianeron,
fablando con Dios allora,
entre Vals de Canfrán y Echo,
chens d’estas Vals que s’en iban,
muy devantáu lo tozuelo,
abrindose paso’n todo
lo que allora ellos troveron,
cuasi siempre con la fren
y cuando no, con lo peito.

Baxaban como las aguas
de lo viello río nuestro :
cutios, cutios, por los planos,
por las baxadas, serenos,
sin reblar por las puyadas,
ni faltarlis pon l’aliento.

Y cualquiera que se sigua
lo camino ¡siempre dreitos !
como los abez que crecen
en los nuestros Pirineos.

Así’stieron ixas chens
qu’en cientos d’años habieron
las banderas d’estas Vals
tocando cuasi lo cielo.

Los d’antis, sí. ¡Los d’agora
somos veníus muy a menos !
Triballando u de camino
nos canta pronto lo peito,
hasta’n los planos tusimos
y en las puyadas cayemos,
trepuzando’n las baxadas,
sin fuerza, fe ni tozuelo.
Nanoz, chiquetez, más baxos
somos la chens d’estos tiempos ;
inorantes y envidiosos,
presumíus y mal faineros.

Zarráus los güellos, sonío,
si Dios no i-mete remedio,
que nos imos afundido
cada añada más. Bi-pienso
que l’río s’en ve salindo
de l’mar, Tortosan’nta dentro.

Puyando por do baxaba
¡caye’n la Boca l’Infierno !
Entre que l’río recula
de l’mar y desfá lo feito,
siento que temblan los mons,
cayer rayos, trucar truenos ;
que ita l’cielo agua a caldés,
piedra y nieu ; soflar lo cierzo ;
chifla un ausin horroroso,
arbóls rancando por cientos.

Peñaforca se devanta,
Agüerri no ha que fer menos ;
Bixaurín, Acher, Lenito,
emplíus de rabia, ven ciegos.
Ramírez titiritiando…
¡Hasta Diostesalve ha miedo!

Y en que i-veyen que ixas aguas
veniban por do antis fueron
y dentran fendo gurgullos
por la Boca de l’Infierno,
itan enta l’cielo un brinco
y d’allí pintacodieron.

Los mons esclafan la tierra,
abrindo un foráu tremendo
que, itando fieros gramitos,
la Val se tragué’nta dentro.
L’afogué un ibón tan gran
que’n mar torné a la Val d’Echo.
L’ausín canté l’Dies Irae
y volé por muitos cielos,
vociando por todo l’mundo
que aquí acabé l’Pirineo…

Pero ixo yera….¡soniando !
He muita fe y no la pierdo.
Por ixo aguardo: bel dia
saldrán chens como salieron,
y honra serán d’estas Vals,
corazon de l’Pirineo,
de do baxa l’Subordán,
con l’Aragón, enta l’Ebro.


Las follas de los arbols

Ya ve venindo lo frío
que traye l'añada nueva
en esta Sanmigalada
qu'enta San Martín nos leva;
arrastráu y traidoracho
por Patraco'nt'aquí plega
y, poquet a poquet, puya,
mons ent'alto, hasta la selva.

Lo que trova por do pasa
sin sangre y cheláu lo dexa,
féndoli perder colós
a toda planta qu'en tierra
vive dreita allí su vida,
hasta que xuta se queda,
sin que dinguna se quexe
porque lo morir espera,
pero pa morir se visten
que da gloria lo vierlas
las follas de los arbóls
y de las matas espesas
con que son pobláus los mons
cuasi toda la Val nuestra.

Allora, plegáus los fríos,
empecipian a perderlas,
ixas colós tan polidas
con que antis vestidos yeran;
pero fijarvos que todas
lo mismo rastro no dexan,
ni amuestran iguáls colós
pa tornar de verde a seca.

Bellas los verdes apuran
y hasta con verde se secan;
otras se ven fendo royas
y royas cayen ta tierra;
no'n falta qui de amarillo,
cuando cayen, ixe levan;
bi-n-há son ensangrentadas,
muitas han color de tierra,
a ormino salen azúls
y tamién se'n veye negras;
xarramatas de motiadas
i-n-há por toda la selva
y como quiera se siga
que no por igual se secan,
según de qué arbóls u plantas
sigan ixas follas muertas.

B-há días que si las veyes
cuando a machurrirse plegan,
prexinas que ye otro tiempo
de verano u primavera
y que lo ramo San Chuan,
que políus colós amuestra
fendo circos en lo cielo
cuando s'acaba la plevia,
las ha pintáu con los suyos
pa que así pintadas mueran,
dicindo adiós a la vida,
presumindo y bien contentas.

Ye muy gran ixa visión
si metes l'alma pa vierla
cuando vestidas las follas
de colós variáus a ucenas
cantan l'adiós a la vida,
en los mons de la Val nuestra,
antis que muertas de raso
sofla cierzo y las se leva...
cuando ya de paxaricos
ni rastro'n los mons bi-n-heba,
y en las puntas más altizas
blanquían las nieus que plegan.

Sólo buxacos y pinos
y pocos arbóls más quedan
aquí, sin perder las follas;
los colós sí pierden fuerza;
se corrucan, se machurren,
pero las follas se i-quedan.

Temblan de miedo y de frío
viendo a muitas follas muertas,
chunto a troncos dreitos y altos
que las son tenidas a ellas,
que lugo la nieu las tapa
y ni rastro'n veyes secas
cuando ha pasáu la iviernada
y ha tornáu la primavera,
que adezaga de los brotes
han salíu las follas nuevas
en los arbóls y en las matas
que, espulláus, lo ivierno apechan.

Tornan los colós allora
en los arbóls que las heban,
a las follas que vieron
las que cayeron ta tierra
de otros en que, cada añada,
cumplindo sabia sentencia,
han de pasar sin de follas
los iviernos que han en cuenta
que lis ha a durar la vida
hasta que la estral los dexa.

Sinfonías de colós
las follas, morindo amuestran;
y, soflando fuerte u floxo,
l'aire secas las avienta,
cantando políus romances
a las pobres follas muertas
que escuitan las nieus cheladas
y amorosas las replegan.

30 de noviembre de 1957


Pirineos

A Juan Ramón Jiménez,
premio Nobel de Literatura

Ya se siga por Sallent
u por Echo, ¿qué más tiene?,
dentrando’n España un día,
diciés que’n las peñas verdes,
la bisa chugaba a l’irse’n
la tardi; que agora y siempre,
lo sol brinca por las puntas;
la torre fa un repiquete.

Fablés de prados y flós…

¡Qué mi-si-ó lo que i-metes,
que’n bella ucena de línias,
sin viërlos, los i-veyes,
estos Pirineos nuestros
que fablan de vida y muerte…!

¡Ah! Y que la “fabla” te toca
lo corazón, cuando sientes,
a un zagal, que cudia vacas
en prados, con paz de siempre.

Por ixo, agora y en “fabla”
de la Val Chesa, se i-mete
a inviarte pobret romance,
que a lo tuyo li conteste;
siquiera pa que tu i-veas,
que los nuestros móns, te creyen,
que agún han alma y que temblan,
que si sofla ausín, lo sienten,
que lis fa goyo y s’alegran,
por tú, Chuan Ramón Jiménez
y que tamién por tú ploran,
como las fuéns, si no pleve.

Noragüena por lo premio
Nobel, que gana qui puede,
pero… ¿alcaso merecebas
haber-bi la mala suerte
de haberse’n íu la que ploras
y la que has a plorar siempre,
que ye lo más, pa nusotros,
en la vida y en la muerte?

¡Leva la cruz con pacencia!

Prexino, si a mano viene,
se’n siga ida ta Platero
a cudialo eternamente.

Argensola, nº 29, Huesca 1957


Peñaforca

A la memoria de Georges Bideau

Alta, grisa y poderosa,
meya val, pa fondo, aflaca
y la “Boca de l'Infierno”
d'Agüerri, fiera, t'aparta.

Yes polida, an que das miedo,
mirando de la “Cruz Alta”,
cuando l'azul de lo cielo,
recorta la tuya estampa,
con diéns afiláus, de sierra,
sigas negra u sigas blanca,
según, cuando no bi-ha niéu
y cuando la niéu te tapa,
que ye cuasi todo l'año,
por debán y por dezaga,
por puntas y galocheras,
por cinglas y altizas planas,
por faxas y pedregueras,
por canalizas a plaxas,
por fovias y por varellas,
por “Crapal” y “Batimala”,
de do cayen los cantáls,
enta la “Val de Santana”,
fendo los srbóls que pillan
y los campos a pitanzas.

Yes lo goyo de los sarrios,
que'n tu han lo pasto y la casa,
en abrigos y espelungas,
que ni set ni fambre pasan
y como amos se pasían,
anque a veces no lis valga
y lis cueste la pelleta,
que a muitos allí los matan.

L'aire, lo sol y los chelos,
ixas malezas crebantan,
armando trampas de muerte,
pa los hombres que los cazan.

Los cazataires no reblan;
cuando la veda devantan,
a ormino ven a cazarne,
ta do saben que allí campan,
chugándose la pelleta,
cuando mala tierra pasan,
que aunque conozcan los pasos,
no han que fiarse ni branca,
que no bi-ha dinguna senda
por allí, güena ni mala,
pero la chén ye valién,
lis aima muito la caza
y ciegos ven a por sarrios,
do quiera se siga in-háya.

Muitos cientos n'han matáu
y tamién en muitas añadas,
sin que bi-haya memoria,
de chéns allí xervigadas,
ni que los diaples de sarrios,
podesen tomar venganza,
pero lo vente Setiembre,
agora y en esta añada,
ha dixáu triste memoria,
porque a un güen hombre de Francia,
clamáu Georges Bideau,
la pelleta li costaba,
xervigáu desde una cingla
de muitos metros de alta,
por fallarli a l'agarrarse,
ta una peña crebantada,
que dezaga d'él brinqué,
féndose baso a pitanzas.
¡Pobre Georges Bideau!

Lo lugar de pena clama
a Dios, pero no ha remedio.
No podemos ferte nada,
mas que rezarli por tu,
pa que te replegue l'alma.

Nos hez feito muito duelo,
con tu, la muller que t'aima
y los fillos que te ploran,
por ixa horrible pasada,
de lo malo lo peor,
que habiés en la tal cazata,
que ha feito que Peñaforca
con tú siga siñalada,
de sangrienta y vengativa,
pa los que los sarrios cazan.

Echo, 23 Setiembre 1958
El Pirineo Aragonés, Jaca 11 de Octubre de 1958


Los diaples de lo mal dáu

Al Dr. D. Lorenzo Losté Echeto

Si hesez en casa mesacha,
u bella muller enferma
d'esterico y con tercianas
y con güen mal de cabeza,
que'n las cuerdas de la cama,
semanas pasase enteras,
u meses, u alcaso añadas,
chilando y fendo fateras,
esbacilándose a ormino
y que de todo se quexa,
no hez que pensar nada güeno,
ni que la cure la cencia
de medico u ministrante,
ni boticario u albeitar.
Ixa leva lo mal dáu;
los diaples li s'apoderan
y son tan arradigáus,
que pa ferlin salir fuera,
ye menester ausidirlos,
con artes de curandera,
como a mi lo me conteron,
cuasi bugante lo feban.
Ye menester crosidarla,
por chéns a las que ella atienda,
féndoli crier que creyes
y has a fer lo que ella quiera.
Dimpués que siga venida
y en que ha miráu bien la'nferma,
dixándola manosiada,
macerada y cuasi muerta,
prepárali güena chinta
y los potingues que quiera
demandarte, pa curarla,
como canta esta receta:
Diez codas de sargantana,
con dos o tres de cullebra,
ocho u diez codas de zorra,
cinco diéns de paniquesa,
tres u cuatro zapos vivos
dos alacráns y seis viespras
y has de sacar de lo río,
dropicos, los más que puedas;
meya ucena tamallucos,
dos ratas d'agua u de tierra.
Meya libra de sabuco,
diez onzas de palla seca,
dieciséis follas de ruda,
d'esmermasangre y de menta;
otras tantas de sandálo,
de laulel y gruñolera,
dos onzas d'allos, picáus,
con pimentón y canela
y de incienso y de sal gorda,
cinco u seis cucharadetas.
Bien molíu y picáu todo,
s'atrapacia una cazuela,
con dos cuerdas de las ansas
y de carbóns, cuasi plena.
Se crosida a los pariéns
y a las amistás de fuera,
pa que viengan a aduyar
a mereciniar la'nferma.
En que ye plegáu lo día
siñaláu pa fer la preba,
se'n puyan ta lo sulero,
bien mediada la cazuela,
de brasas, que a los carbóns,
soflando, templáus calientan
y ardiendo fan la brasada,
que imple meya cazuela.
Allora l'itan palluzo,
adezaga d'ixa mezcla,
que devanta, como un rayo,
una güena fumatera,
que imple todo lo sulero,
itando una olor que apesta,
que a todos los fá tusir
y agún, ansias gráns, lis dentran.
La cazuela fa din dán,
que lin fa fer qui la leva,
que ve morgoniando cosas,
que iz que han a sanar la'nferma.
Los que li fán compañía
a la broxa curandera,
arrodilláus, se devantan,
baxando por la escalera,
que se ve emplindo de fumo,
que sale de la cazuela,
más que de cien fornigués,
sin que la olor, haya mengua.
Indo así, de cuarto'n cuarto,
plegan ta do ye la'nferma
y se calan dentro, todos,
dezaga de la cazuela.
Allí la broxa, soflando,
fa salir la fumatera,
mas negra que lo follín,
fendo afogar a la'nferma,
que alinios no ha pa tartir
y ye con la legua fuera.
Allora se'n salen todos,
dezaga de la cazuela,
baxando'nta la cocina,
que emplida de fumo dexan
y plegáus ta la estravilla,
todos ta la cuadra dentran
y allora la broxa mala,
li atranca mui bien las puertas,
soflando, lo más que puede,
a lo diaple de cazuela,
itando polvos, que saca,
de la suya faldriquera.
Una blanca flamarada,
soflama la cuadra entera,
con muito más fumo agún
y las chens cayen ta tierra,
tusindo u escachilando,
todos a calza regüelta,
armando güen estropicio
y demandando clemencia,
a Dios, que ven prexinando,
que se chugan la pelleta.
Allora ve fendo circos,
por l'aire, la fumatera,
féndose'n tierra mil cachos,
lo diaple de la cazuela,
espartindo la brasada,
da un chilo la curandera,
que ha guipáu un grán demonio,
que se tragaba la tierra,
cuando la gran flamarada,
al crebarse la cazuela.
Las chéns, se ven devantando,
porque han abríu ya la puerta
y ven salindo y puyando,
a mirar que fa la'nferma.
No lo quererez crier,
pero la verdá, ye esta:
La troveron devantada,
con la cama muy bien feita,
traxinando'n la cocina
y arguiniando pa fer cena,
sin quexarse ya de nada,
en que habié los diaples fuera.
Arriervos si queréz,
pero por toda esta tierra,
saben que así lis sacaba,
los diaples, la curandera,
a las que los heban dentro,
féndolos fuir ta tierra,
con la dicha merecina
como canta la receta.
Lo que a mí no me dicieron,
cuánto lis cobré'n pecetas,
ni los días, que, la costa,
qui la clamaba, li feba.
¡Ye menester estar fatos,
pero agún bi-n-há'n la tierra!

Echo, Diciembre de 1955
El Pirineo Aragonés, Jaca 14 de enero de 1956


La siembra

Acabadas las trufas y sopas,
adobadas con sebo y desfeitas,
remulladas con bel trago vino,
cristianau, si ne has, u agua fresca
y alcaso azamallo,
has la chen preparada pa siembra.
Atrapacian y chuñen y cargan,
cada cual, las bestias.
Con alforcha pa todo lo día,
con lo trigo apañau en talecas,
con l’apero colgau de lo chugo
y rastrando lo duecho por tierra,
marchan ta la bal,
otros ta laderas
de tierra ’slavada
y con todos ta güebra,
que, movida y tamién travesada
y terciada, de güena manera,
la dixeron así atrapaciada,
ya ’n la primavera,
dimpués que cremeron,
fornigués a ucenas,
abrasando, tamién, en los mismos,
a las plantas rancadas de tierra,
qu’emponzoñan y matan los campos
y lis chupan lo chuco que queda.
¡Ah diaples de cardos,
grumacas, xarceras,
cenullos, ordigas,
cerrudas, cardenchas,
yerbagüena burro,
lastón y broxera,
sabuqueros baxos,
arto cutio, plantaina, sarguera,
solimán, anipetas y toxas
y la betiquera
los azotacristos
y las garrucheras,
las matas de buxos
y d’allagas, que punchan las perras
y te meten las zarpas crismadas,
que da rabia y pena,
porque veyes que trigo no’n pillas
y las plantas dañinas emplenan
los campos, las marguins,
que parez que triballas pa ellas!
Te metes furioso
y a poder ¡¡cremarías las peñas!!..
Plegaus ta lo campo,
escargan las bestias,
preparan l’apero,
lo dental, en lo güembre, t’apretan;
apañan la ’spata,
pa que dentre lo güembre’n la tierra,
lo que siga justo
u las bestias puedan.
Empecipian itándote sulcos,
que se claman puercas,
y siñalan los campos asinas,
pa guiar la siembra.
Lo que ita lo trigo a zarpaus,
ha pillau por la marguin más dreita;
ve seguindo qui lleva la chunta
y en la zarpa ramals y codeta,
apretando’nta baxo, que dentre,
lo güembre’n la tierra.
En ella se clava
y la dexa abierta,
cuando fa lo sulco
y lo trigo ’ntierra.
Ya’n ye lo primero
y pa dar la güelta,
¡Tom’arriba!, dice,
devantando l’apero de tierra,
fendo darlin, la mey’ a la chunta,
pa tornar por la misma ’ndrecera.
En que clava’n la tierra lo güembre,
que gubiernan lo duecho y codeta,
contra lo primero,
lo segundo queda,
un sulco a la ida
y l’otro a la güelta.
¡Toma baxo!, dice,
lo mozo que siembra,
afloxa pa darla
pero lugo apreta
y a sulcos a sulcos,
se’n fan una puerca.
Adezaga d’aquella, la otra
y dimpués de las dos la tercera;
d’ixa guisa te siembran lo campo,
u sino las fanegas que puedan,
si lo tajo ye mas d’una chunta,
menester ye otro día de siembra.
Allá meyo día,
han parau pa chintar lo que vienga
en l’alforcha, con pan y con vino
y con la berienda.
Comen lo que siga;
muito no lis cuesta,
no bi-ha qui piense
en itar la siesta;
no ye tiempo ni branca aparente
y que, a más, si te itas, te chelas
y pillas destemple,
u güen mal de muelas,
u bel resfriau,
apercazau l’hebas
y por ixo, en todo lo día.
no bi-ha qui lo tiempo te pierda,
porque ye mui sagrau lo triballo.
¡Ye lo pan que demandas ta tierra!...
No ye cosa que siga chocante,
pero sí, muita miga, ixo lleva.
Tonada de trilla,
tonada de siega,
tonada de ronda,
pa bailar, pa fiesta,
pero no trobarás en la jota,
tonada de siembra...
No verez a dinguno sembrando
que cante’n faena.
Ye triballo qu’empleas lo cuerpo
y qu’empleas, tamién, la sesera.
Que si paxaricos,
que si mala tierra,
que si lo negrillo,
que si l’arbilluela,
pos mira lo muervo,
a cascabelera,
la perra viraca,
ratillas, toperas;
a ormino, cheladas,
si quieres s’aniebla,
dimpués las tronadas,
mas antis, que pleva
y si plegan calós mui de pronto,
no te grana ni branca ni meya;
si l'aire lo tumba,
tamién la fa güeña.
Y sabiendo todo ixo que sabes,
sin d’embargo siembras;
y siembras callando,
como aquel qui reza,
que lo fer que la tierra dé frutos,
ye cosa mui seria.

Archiv für das Studium der neueren Sprachen, 167, 1935, pp. 245-251


La trilla

A lo punto lo día'stendillan
por encima la tasc'arrasada,
las gaviellas, desfendo los faxos,
en redonda y polida planada.
Avían los trillos,
y trayen las palas,
con los retabillos,
las forcas, bien blancas,
l'aral, pasariestas,
y vellas cabazas;
sacan los lichés
por si acaso venise tronada;
la yegua tordilla,
la yegua'strellada,
qu'ayer las dixeron,
las dos ya ferradas,
lo macho morico,
la yegua pintada;
colleróns, trilladeras, latígos,
tiratrillos, ramáls, cabazanas,
d'antiojeras, pa guita tordilla,
por si alcaso, no suelte la calcia.
La bota con vino,
lo rallo con l'agua,
los dos a la fresca,
talecas, sabánas,
feitas de sapinos,
con cañímo, texidas, bandiadas,
mesmamente que todas las cosas,
con siñal de la casa marcadas.
Apañan las bestias,
dentran ta la parva,
y dan vellas güeltas,
pa vier d'abaxarla.
Lis enganchan contino, los trillos,
y emprencipian faena con gana,
dando güeltas y güeltas seguidas
machacando y cluxindo la garba,
las unas por meyos,
las atrás más largas,
que pillen los cantos,
pa'star igualadas.
Y te fan, como dobanaderas,
con madeja que nunca s'acaba;
güeltas y más güeltas,
a una mano dadas,
te marchan las bestias
pisotiando y trillando la parva;
por encima l'han feito ya polvos,
por debaxo la palla ye larga.
Ba que darli güelta.
Ba qu'encontornarla.
Y los hombres se pillan las forcas,
en ringlera regüelven la parva,
siñalando sendetas por ella,
y a la güelta, con otras, la tapan;
y así, d'ixa guisa,
van cortando igualada la parva...
Lo sol va fuindo,
Lo sol se levanta,
dixando la tierra,
lejizos, dezaga,
y cuanto más puya
tanto más abrasa...
Y la chen qu'en las eras ha tajo,
lo que puede cada uno triballa.
Cluxe lo latígo,
las bestias no paran,
l'hombre que las lleva,
vella jota canta...
Un mocet ve montau en lo trillo,
que con ruedas xalapa la garba,
marcha'n l'otro lo mozo de machos,
que con peñas de fuego'smicaza
las brancas de trigo
y las fa pitanzas.
Otra vez lo de alto'nta baxo,
otra vez encontornan la parva,
otra vez a cantar lo mesache,
de la trilla, polida tonada...
Lo sol has encima,
ni puya ni baxa,
que ye meyodía,
y crema y sucarra,
safoca y ardiendo,
te tosta la cara...
La faxina de garba'ixa hora,
no ye muita la sombra que guarda,
y ¡qué bien lis viene!
Pa chintar con gana,
pa beber lo vino,
y ben fresca l'agua...
Ixe rato las bestias no trillan,
s'esvolutan, abrevan, s'escansan
y jadiando, resoflan y comen,
vel almute de güerdio u cebada;
y antis de las dos
tornan ta la parva
cada cual ta lo suyo triballo,
y siguir a deván la jornada,
a cantar los que llevan las bestias
que te rastran lo trillo'n la parva.
Encontornadura,
está fendo falta;
la fan apriseta,
con forca y con pala...
Ya la garba la son feita polvos,
ya preparan pa bien replegarla,
ya te sacan las bestias ta fuera,
que trillada y muy bien ye la parva.
Lo replegador,
a lo macho morico l'inganchan,
pa meter, en muntón, en las seras,
a lo trigo mezclau con la palla;
pillan retabillos
las escobas de buxos y allagas,
u de gruñolera,
en lo canto paret amoldadas,
con cantals que lis itan encima,
pa meterlas, por baxo, aplanadas.
En que la replegan,
la beriend'apriseta se zampan.
Tornan p'aventar.
¿No vis que preparan?
«¡Qué demonio de trate yé ixo,
que t'arrulla, sin d'aire, la palla,
y lo trigo, por una grietera,
al revés que la palla'nta zaga?
¡Ay qué rebullicio!
¡Qué bulla que t'arma!
¡Qué ruido que mete!
¡Si tanto triballa!...
Ye un'aventadera
as'iz que la claman!...»
en lo canto faxina'n las eras
li deciba una forca'una pala...
Plora un pasariestas,
y l'aral, qu'antis más empleaban
al vier que los dixan aparte,
y dinguno crosida que faltan.
¡Ah, si fese aire!
¡Bien chiqueta, irías de zaga!
Lo sol ye fuíndo,
lo sol ya se'n baxa,
s'acerca'nta tierra,
de salir contraria;
ya la'stá tocando...,
ni crema, ni abrasa...
La chen, en las eras,
d'aventar remata.
Unos dentran la palla'nta dentro...
Otros llevan lo trigo'n ta casa...

1935


La Sanchuanada

Lo verano y la siega has encima.
Lo sudar por la falz que te agana,
a pillarte lo trigo pa l'año,
fá alegrarte lo cuerpo hasta l'alma.
Sin miedo a tronzarte,
con falz u con dalla,
ni salir tan molíu de los güesos,
lo pelello cremáu, por dezaga,
por lo sol que te caye de plano,
en arbesas, en closas y en lastras...

¡Qué contentos que son los mesaches,
qué animadas que son las mesachas
y qué goyo nos fan a los viellos,
esta nuey de San Chuan, tan nombrada!
¡Lo que menos prexina trobarse,
con trenta años u más enta zaga,
con la sangre bullindo'n las venas,
y templando con fe la guitarra,
lo guitarro, requinto u bandurria,
pa la fiesta de la Sanchuanada!
Estas cosas las cuentan los viellos,
que nacieron cien años ta zaga
y la fiesta la fá la mocina,
con la chovenalla
y tamién la te fá bel casáu,
que, amonico, igual se Sanchuana...

Entre que unos preparan lo baile,
otros pillan estrals y se alargan
ta lo mon, a buscar los chopos,
sabuqués y buxacos y ramas.
Otros ta los güertos,
a por rosas, clavels, flos de malva,
fóllas de sándalo,
brazáus de plantaina
y a furtar geranios
enta cualquier casa.
Y no falta qui bel arto traye,
de los secos, tamién pa enramadas.
Las mesachas, igual, por cuadrillas,
la merienda, a escondidas, preparan:
cocas de azúcar,
la chocolatada,
u lo arroz con leche,
tortillas con magras,
lo requesón fresco,
de ovella u de crabax
y en espedos, según, y en parrillas,
bel cabrito u costillas asadas...

Y bailan y rondan
y chugan y cantan
y comen y beben,
hasta que se cansan;
y a lo tiempo que apunta lo día,
enta l'río sen ven; se Sanchuanan,
remullándose'n l'agua corriente,
que todo mal, sana;
y se lavan los pies y los brazos
y lugo la cara,
y bellos, lo cuerpo,
que chugando'n lo río se zampan:
unos porque quieren
y otros por la chanza,
que, por fer arriér la cuadrilla,
los empuxa cualquiera mesacha...

A ixa hora salen
las viellas por agua,
anti que lo sol,
no la hese tocada,
porque ya no cura,
estando soliada...
y tamién pa viér, con envidia,
cómo chugan lo canto de l'agua,
y la mocina alegre
y la chovenalla...
Ye ixa la siñal
y las mozas se'n tornan ta casa.

Los mesaches, allora, empecipian,
a fer enramadas,
plantando los chopos,
en do bi-ha mesachas
metiendo manullos de flos,
pa las mozas que son más galanas,
en finestras de cuartos que piensan,
en que puede haber-bi las camas,
y fa poco se itaban, rendidas,
las mesachas que cada cual aima.
Bi-ha que “trepuza”
y en lo cuarto lo güelo liu zampa
y las risas se fán, ya de días,
si la moza, amonico, lo fabla...
Muitas lo te dicen.
Otras lo se callan
y guardan muy fondo
lo vierse enramadas.
Nunca falta moza,
que, a lo abrir la finestra, templada,
con bel arto, tan seco como ella,
ha trobáu que la son enramada
y por ixo unas ploran de pena,
de celos u rabia,
entre que otras, infladas de goyo,
s'arríen con gana,
dimpués de la fiesta
de la Sanchuanada;
que a las falzes las imple de brío
en las zarpas de la chovenalla
y de la mocina;
y sin miedo a las broxas ni a nada
cuando, lugo, a segar empecipian,
con falz u con dalla.

1948


La fiesta chiqueta

San Martín que yera obispo
de Tours, en tierra francesa,
veniendo'nta Zaragoza,
s'aposenté'n la val chesa.
(Canta de lo lugar)

Yera'n trescientos ochenta
lo tiempo d'aquella añada,
cuando a caballo venibas
de Tours, camino d'España,
por aquella viella vía,
que se clamaba “Romana”,
que, dentrando por lo Palo,
ta Zaragoza, i-plegaba,
enta do ibas, ta un Concilio,
que, herejías priscilianas,
heban feito vos clamasen,
a chéns piadosas y sabias.

Crucés por “Suasqui”, que agora,
Guarrintza la chén lo clama
y “Zuaski” iciba en Euskera,
Mon arboláu u arbolada”.

Pasés por Oza, la selva,
que fria'n Euskera, canta,
con pinos, abez y fáus;
por lo barranco de Ezpata,
las güeltas de lo castillo,
lo Puén de Sil y la Rambla
de lo secadero y puya,
ta lo que “nuevo” se clama,
Castillo, agora fundíu
y ya dende allí se'n baxa,
por lo “Cantal de lo Sastre”,
Fuén de la selva” a “Santana”.

Puya'nta “Peña Jaín”,
que'n Euskera Jaún canta.

Plega lugo'nta Ciresa
y lo Puén de'Spetal pasa,
lo barranco “Los Chudíus” y
ta Echo, por la Cruz Alta.

Prexino de San Martín,
que facié ixa cabalgata,
hast'allora no sabeba,
que yera la gloria humana,
indo por ixe camino,
por lo que Dios li amostraba,
lo políus que los móns yeran,
d'arbols, prados, niéus y aguas,
con rabaños de ganáus
ovellas, abríos, crabas,
xabalíns, onsos y sarrios,
y que mi-si-ó'n manadas,
coniellos, liebres, perdices,
gazapos y perdiganas.
Anguilas, barbos y truitas,
en río d'aguas bien claras...

Que, cuando crucé Guarrintza,
trobé a chéns que pastoriaban
y cuando plegué'nta Oza,
a otros fendo cazatas,
bien armáus, con lanza'n ristre,
con cultros largos u ezpatas.
Con muitos d'ellos fablé,
de Dios que'n la val reinaba
y tan fundo lis dentré,
lo que San Martín contaba,
que, féndoli compañía,
con él, torneron la casa.
Lo lugar l'aposenté,
fendo mansión, como fabla,
la novena, que'n la val,
de mui viello li se canta.

El fazió aquí maravillas,
que na las chéns dixeron fatas
y al vier tantos prodigios,
mudos yeran, y sin fabla.

Cuasi seguro qu'estié
qui metié vidas monásticas
allí'n San Martín de Ciella,
qu'en la Foz de Biniés campa;
en Labasal, d'antis más,
que Navasal hoy lo claman,
en do agún bi´ha polida Ilesia,
Real Capilla afamada,
que los reis de lo Aragón,
que Ramiro empecipiaba.

Muito de güeno facié,
por toda esta redolada
qu'en Urdués, Echo y Embún,
por patrón l'hemos y a gala,
por saber que'n muitos puestos,
en tierrass meyas y baxas,
lo'n ye, tamién, de parroquias,
que, como nosotros, lo aiman.

Sin saber que yera Cristo
lo espulláu, diés meya capa.
Demándali pa nusotros
la Suya Gloria nos parta,
que con fe'n la fiesta tuya
los chesos lo te demanda.

Echo, Noviembre 1964
El Pirineo Aragonés, Jaca 7 Noviembre de 1964


Lo vociáu pa fiestas

Fan saber a lo lugar
lo prexinau pa las fiestas
por boca lo pregonero,
pa los chesos y las chesas,
tanto pa la cachimalla,
mesaches, chovens y viellas,
vecinos de lo lugar,
u que viengan d'otras tierras,
pa la Virgen de Setiembre,
que ye la Patrona nuestra.
Ixo y más, lo se merece,
que ya pa nusotros güena
y hemos que ferli viér,
como chén formal y seria,
que aunque sigamos capinos,
lo quereremos de veras,
y que no lo tienga a mal,
si lo tozuelo nos rebla,
ni que dreitos nos tengamos,
por temblarnos las garretas:

Pa la vispra, como siempre,
aqui'n lo lugar se feba,
hez que meter a cocer,
cocas, todos los que puedan,
y si l'azúcar vos falta,
prexinarez la manera,
de cambiarlin a qui'n'haya,
por otro género u perras.
Y no vos toméz la mano,
porque no ye cosa güena
ferlas con “sacafarina”,
que fa pixar dulce; preba,
de que somos más que amargos,
porque no'n venden las tiendas,
cuando l'has amenester,
que n'invian poca de Güesca.
A meya nuey, ta los furnos,
las llevarez en paneras
y sin miedo a que vos ronden
ni vos lleven la botella,
d'aguardiente, pa prebalas.

¡No rondan branca ni meya,
mesaches, con instrumentos,
como los d'antis más, feban!
Dexar pirinas sin fillos,
sin de cordés, las ovellas
y eslegirez los boliches,
pa con chorizo y orella,
contando pa cinco días,
pa los de casa y de fuera,
porque ye cosa prebada
que bi-há que cudiar las fuerzas,
en cinco días, que'n gastas
muitas más que pa la siega.

Bi-habrá corridas de sacos,
mas otras con becicletas
y pa los espalangáus,
que fuyen mas que Perena.
Bi-n-abrá de a pie, con paga,
pa qui amuestre ha bien las piernas,
(pero no dentran mesachas,
anque las hayan más güenas).
Han demandau hasta globos,
pa soltarlos, sin de cuerdas,
por si bel quiere puyar,
alto como las estrelas,
sin miedo a la zapotada,
ni a crebarse la sesera,
cuando se pare lo globo
y se'n recule'nta tierra.

Tamién bi-habrá palangras,
que, hasta la cucurumbeta,
las untarán con saíno,
y que puye lo que pueda
y quiera ganar dinés,
pa gastálose'n las fiestas.
Y lo mismo pa qui prebe,
que sabe fer la pateta,
bailando, como bailaban,
jota, calzóns y gorgueras
y que tocaban los pitos,
que agora son castañuelas,
a lo son políu y alegre,
de bien puntiada vigüela.
Tamién n'habrán los que canten
la tonada de la siega,
la tonada de la trilla
y la de rondar; las nuestras,
tan polidas como son...
y que las dexan por viellas.

A los que más bien xalapen,
bella polca y habanera,
tamién diz que lis darán,
güen amiro de pecetas.
Prevenirvos de calcero,
que lo venden en las tiendas,
y como que ye tan malo,
como pedregada u suegra,
comprarme bel par de pares,
pa no fer corton'n la fiesta,
los que bailen en la plaza
lo que lis taña la Orquesta,
que hoy puya de Zaragoza
y vos ha meter a preba,
de tanto que han a soflar,
cara'nta dentro y ta fuera.

No hez que faltar enta Misa,
que'n la Virgen y la Ilesia,
nos farán, de a tres en ringla,
con sermón de güena letra,
que pedricará con goyo,
un hombre sabio, de Güesca.
Ni hez que faltar, tampoco,
llevándovos cazoleta,
cuando repartan betiello,
guisau, como antis más, feban,
en la Plaza lo Palacio,
u en la d'alto de Xiquena,
porque pienso que prexinan,
toriar de güena manera,
la metalera de Coles,
con la sora de Clareta,
la escodada Corradasa
y la curta de Miquetas,
con bellas de las más furas,
que isón por la Solaneta
y que pa fer barracalas,
han inviáu a por madera
a los criaus de los machos
de todas las casas güenas,
y que ya son preparaus
los “cestóns” pa fer fachendas,
como Miguel de lo Tío
y Laurría, d'antis feban,
que te pixabas de risa,
muito más que'n las comedias,
que, de noches, los mesaches,
en “Lo Retén” las nos feban.

No vos quexarez, que esti año
se preparan fiestas güenas,
sin fer caso a pedregadas
ni de la mala cosecha;
paque no se diga nunca
que somos chesos que reblan,
puede que salga la ronda,
de los viellos, con pandera.
¡Nada, nada, enta deván
y preparar la cazuela,
que los betiellos guisaus,
en los caldés d'esta tierra,
y más, si son de gufaña,
ya sabez son cosa güena!

Muito cuidau de apifarse
con turcas o ceremeñas,
con monas u tulipandas,
con mantas u trenzaderas,
con moscorras u cogorzas,
con tablóns u melopeas,
que ya sabez que se gastan
de todas ixas maneras;
y en que se acabe lo baile
y se cierren las tabiernas,
irvosne a dormir ta casa,
u si no'nta la pallera;
pero no se vos antulle,
vocarraniernos fateras,
que irez enta la gayola,
a dixerir la zorrera
y con mas bel vecinal
pa limpiar balsas u cequias,
porque l'habrez bien ganáu,
por gallofiar la carrera,
armando güen rebulicio
cuando los vecinos duerman,
y por itarvos encima,
cuando se fagan las fiestas,
sin dexar terreno escampio,
que todas las chens i-vean.

Hecho a siete de Setiembre,
mil nuevecientos cuarenta,
y con nueve más, encima,
pa que salga bien la cuenta.
No bi-ha sello dinguno;
y pa firma, la de menda.

El Pirineo Aragonés, Jaca 24 de septiembre de 1949


Lo día de San Antón

Dende fan cientos d'añadas,
en lo lugar guardan fiesta,
antiparti de las chéns,
toda, de raso, la hicenda,
ya siga caballo u macho,
mula, burro, burra u yegua,
con los que se fan triballos,
de labrar u carriar leña,
u lo que quiera se siga,
que se faga con las bestias
y si ellas no triballan,
tanpoco los que las levan,
que ni los arres ni arriés,
a San Antón, no lo dexan.
Dinpués de feita la Misa,
enta do las mullés levan,
calzapuños, con sal gorda,
sacutos u cazoletas,
las d'antis más, porque agora,
la levan en servilletas,
da l'Cura la bendición
y a la reliquia se besa,
indo lugo'n procesión,
con los mocéz, en ringleras,
adezaga de la Cruz,
que se vé deván en cabeza;
ropóns, en cada costáu,
con candelés, li fan veila.
Lo Cura'n meyos de todos,
con la reliquia bien dreita
y con las chéns, adezaga,
salen todos de la Ilesia,
esti año'nta la Cruz Alta
y ent'allí, levan la hicienda.
Enta la Cruz de Cristiano,
irán l'añada que vienga.
Una vez en cada Cruz,
así ye la cosa feita,
anque faga frío u chele,
con sol, con niéu u con plevia.
La siñal ya, que repican,
las campanas de la ilesia
y allora sacan, las chéns,
de cuadra u pallar, la hicienda,
que unos levan ta la Cruz
y otros fan, dixarla fuera,
a la vista, que lis plegue,
la bendición de ixa fiesta.
Otros las levan ta l'río,
a darlis agua y abrevan,
entre que l'Cura bendice,
que así lis ne pilla fuera.
¡Ixos son los avanzáus,
que iz, que dicen, no han creencias!
Plegáus que son en la Cruz,
las chéns, con lo Cura, rezan;
lugo, lo Cura, bendice,
con la reliquia que amuestra
y acabáu de bendicir,
se'n son tornáus ta la Ilesia.
---
Muitos levan ta la Cruz,
porque ye costumbre viella,
los arres que han más políus.
Bellos lo fan, por fachenda,
itando güenos galopes,
por lo que, hoy, ye carretera
y bella vez, estozáus,
y con güenas gusaneras,
se'n han tornáu, bién muhinos;
que, por fer ixas fateras,
son estáu risión de chéns,
que'n la bendición bi-heba
y bella vez, no ha faltáu,
si un fachendoso correba,
presumindo de caballo,
de valién y de peitera,
qui se montaba'n bel burro
y feba güenas comedias,
si yera guito y calziaba,
féndo darli firmes güeltas,
u que gramase, si alcaso,
si ferlo gramar, podeba
y lo feba, por lo mismo,
lo que montáu en él yera;
chanza que vieban todos
y más agún s'arrieban,
de lo mozo fachendoso,
que'n güen caballo correba...,
pensando que lo guipaba,
la moza qu'él pretendeba,
pos pa ferli a élla más goyo,
heba corríu... ¡por fachenda!
Lamoza, blanca de rabia,
porque todos los vieban,
cómo yera estáu risión,
de las chéns que'n la Cruz yeran,
iz que aquella nuei, por ixo,
lo invié a cantar ta otra puerta...
---
Dende fa cientos d'añadas,
San Antón, ha ixas chancetas:
Si, pa dueña, quiés mesacha,
no li vayas con fachendas,
fendo sudar lo caballo,
lo día que guarda fiesta.

El Pirineo Aragonés, Jaca 19 de Enero de 1957


En el día de San Martín

Al Orfeón Jacetano

En lo que vé de lo siglo,
en fiestas grans u chiquetas,
no bi-ha memoria'n la val,
t'aquí venisen de fuera,
chéns, que tan bien lo fecen,
cantando de ixas maneras.

Lo siglo pasáu canté,
Gayarre, cuando aquí yera
y en l'añada trenta y tres,
cuatro u cinco veces, Fleta,
cuando feban “Miguelón”,
en tierras d'esta val chesa.

Fará más de meyo siglo,
que, mesaches, en la escuela,
canteros, cuando a Cervantes,
aquí li se facié fiestas
y mas ta deván, tamién,
en la que'n lo “Retén” bi-heba;
mesaches solos cantaban:
Cuando vuelves Carmen...”, yera
a cuatro voces, polida
y a maravilla lo feban.

Pero dimpués, dende allora,
aquí nos dentré mudera
y anque queriemos trayerlo,
no podié venir de Güesca,
que ixo a las chéns lis fá goyo,
lis aima y bién que l'aprecian,
como allora lo veriaz,
que'n ixe día de fiesta,
no bi-cabeba ni un alma
que acudiemos pa escuitarvos,
lo requetebién que febaz,
los cantés acompasáus,
que'n lo programa trayebaz.

Se nos antulla, escuitando,
que lo dentrar a concencia,
y sin fer altos ni baxos,
ixo ha que'star cosa seria,
sin musica que vos guíe,
ni siquiera ixa flauteta
que iz que “diapasón” la claman
y que “la, la, la”, te amuestra.
Que a lo igual que'mpecipiando,
sigáz y acabéz la pieza,
sin de cambiar de cuadrilla
y cada cual con la güestra,
como cumple a las musicas,
que, pa cantalas, son feitas,
con voces solas u mistas,
ya sigan blancas u negras,
con altibaxos de sons,
dende dos a meya ucena
y pa cantar en cada uno,
según y como convienga.
Pos güena, así d'ixas trazas
y otras mas que vos amuestran,
como quiera que se siga,
gastando tiempo y paciencia,
ye de l'caso que lo hez feito,
cantando bién y a concencia.
Con ixo ye dicho todo.
Lo cantar bién nos amuestra,
que l'arte de la musíca,
lo hez habíu a toda preba
y que, antiparti, hez metíu
a lo cantar, l'alma güestra,
con lo que ya, más polida,
no ha podíu estar la fiesta,
enta la que soz veníus,
bién atrapaciáus ta ella.
Por ixo tiengo que darvos,
cumplida la noragüena,
por lo mui bién que lo hez feito,
en lo cine d'esta Escuela
de lo Grupo que, a Miral,
lo nuestro lugar remera,
a lo Siñor Direutor
y a todos a güenas cuentas,
a la que fá lo ku-ku-to
y tamién ¡claro! A Amalieta,
que'stando'n ixe Orfeón,
en él bi-ha sangre chesa,
por lo que'n glorias alcance,
nos toca una miqueteta,
demandando a San Martín,
en esta fiesta chiqueta,
vos tornéz rn honra suya
en esta añada, pa ferla.

Echo 19 Noviembre 1962
El Pirineo Aragonés, Jaca 24 de Noviembre de 1962


En nuey chelada nacié en Belén

En nuey chelada nacié en Belén
Poliu mesache clamau Manuel
Nacié en portal, la cuna estié
Un mal pesebre de pobres chens.

Pastós, zagalas lo ven a vier,
Tañen panderas, tañen rabels.
Pastós, zagalas lo ven a vier,
Tañen panderas, tañen rabels.

Como s'arríe lo Dios de Israel
Contra lo frío tapallo habié
Envuelto en palla, lamiaú por güé,
Morriau por mula estando un Rey.

Pastós, zagalas lo ven a vier,
Tañen panderas, tañen rabels.
Pastós, zagalas lo ven a vier,
Tañen panderas, tañen rabels.

En nuey chelada nacié en Belén
Poliu mesache clamau Manuel
Nacié en portal, la cuna estié
Un mal pesebre de pobres chens.


Lo día de San Francisco

A los tendés de texíus de Xaca

Con goyo me so'nteráu,
que yerez veníus de Xaca,
cuasi todos los tendés,
que fa días prexinabaz,
fer aquí polida fiesta,
d'Hermandá, que agora claman,
en lo día de lo Santo
Patrón, de la güestra rama,
fendo'n Ciresa, la Misa,
puyando'nta Oza, dezaga,
chintando'n Echo, dimpués,
indo lugo, sin tardanza,
ta Escabués, enta la Virgen,
qui li cumpla u n'haya gana,
dentrando'n lo Camposanto,
enta do Miral descansa,
pa rezarli una miqueta,
si menester l'ha pa làlma,
que metíus aquí, s'alcuerdan,
de lo bien que facié a Xaca;
bailotiando una miqueta,
los mesaches y mesachas
y tornándose'n a ir,
a lo acabar la tardada,
cuando, cuasi ya, la nuey,
yera, ya, meyo zarrada...
Iz que se'n han íu contentos,
de la Misa y la lifara,
que Romaldo lis ha feito,
en do prexina se faga,
bel alox, pa chéns que viengan,
sigan d'España u de Francia.
En tocante a la venida,
yo, cheso, vos do las gracias,
que hebaz muito pa esligir,
en do fervos la lifara
y lo haber veníu ta Echo
y enta Ciresa, dezaga,
goyo me fa y lo agradezco,
como este romance canta,
pero ixo de fervos la Misa,
en San Pedro que se clama,
habiendo allí Catedral...
una miqueta m'escama.
¿Ye que soz veníus, alcaso,
pa viér si leva'n la zarpa,
claus de la puerta de l'Cielo
que abrir puedan la cerralla,
que, cuando lo inviéz t'aquí,
sin cláus se'n venié de Xaca,
por guadárlasvos vusotros,
féndonos mala pasada?
Pos hez a saber Xaqueses,
que cuando cambié de casa,
tranqué la puerta de l'Cielo
y facié cambiar la cerralla,
que inviarlo como lo invieron,
chanza yera algo pesada...
pero agora no hayaz miedo,
que al viér tanta chén de Xaca,
que venibaz a vierlo
y cutio, cutio, li rezabaz,
ha determináu que puedan,
los d'Echo, Ciresa y Chaca,
dentrar allí, si son güenos,
como la Ilesia y Dios mandan.
Esto en chanza lo vos digo,
segundiando en darvos gracias,
y si vos ha feito goyo
que vos tornéz otra añada.

Echo 5 de Octubre 1955
El Pirineo Aragonés, Jaca 8 de Octubre de 1955


Lo telefóno

Al Excmo. Sr. D. Ernesto Gil Sastre, Gobernador Civil de la Provincia de Huesca

¡Mesacha! ¡Fa lo favor!
Méteme, si quiés, con Güesca,
con lo Gubierno Civil,
lo más pronto que tú puedas,
que li prometié un romance,
feito por mí, en fabla chesa,
pa lo dia'n que puyasen
ent'aquí pa fer la fiesta,
a don Ernesto Gil Sastre,
que dende allí nos gubierna,
lo día'n que se fablase,
en Echo, por vez primera,
con lo nuevo telefóno,
que él, con Fidel Lapetra,
han consiguíu pa estas Vals,
gastando tiempo y pacencia,
antis d'habernos a plego,
a los lugás que remedian,
queriendo la Compañía,
aunque gane poco u pierda.
Como yo li'n prometié
y ye cosa pa yo ferla,
sin d'empuxar a dinguno,
que ferme quedar mal, pueda,
mira mesacha, si pués,
clamar cuanto antis ta Güesca
pa mirar si yé que puyan
que si no, por conferencia,
li he que inviár lo romance,
que he prexináu pa esta fiesta
porque yo, lo que prometo,
con cumplirlo, cosa feita,
y pa mi fer bel romance
en ocasións como y'esta,
no he que esvacilarme muito,
ni crebarme la cabeza
pa sin pón de retolícas,
dicir lo que parezca.
Y me paréz, lo primero,
dar las gracias a vuecencia
y también al ilustrismo
siñor don Fidel Lapetra.
¿Pa que dicir de lo güeno,
que lo feito representa,
que d'estas Vals apartadas,
podamos fablar con fuerza,
cuando siga menester,
por cosas malas u güenas,
siempre que'n Xaca den linia,
cuando in-haya u cuando puedan?
¿Que los lugás muito ganan
mirándolo por do quieras
habiendo güen telefóno,
pa las chéns d'aquí y de fuera?
¿Que ye, agora, cuando lo hemos,
como muitas cosas güenas,
como la traída d'aguas,
y lo haber la sierra nuestra,
como cosa de la Val,
pa traxinar las maderas?
¿Que don Ernesto Gil Sastre,
él y los que representa,
consiguieron ixas cosas
que mejoran la Val Chesa?
¿Y que no piensa parar
de fer muitas cosas güenas,
pa la provincia que manda,
contando las nuestras ceicas?
Ixo, ya, pa que dicirlo.
¡Si lo sabe toda Güesca
y lo Gubierno de Franco,
que fa tiempos representa!
¡Qué, mesacha! ¿No vi-ha linia,
pa poder fablar con Güesca?
Déxalo pues y no clames,
que he pensáu inviarli esquela
y con ella este romance
que li he feito'n fabla chesa,
que antiparti de dar gracias,
por lo bién de la Val nuestra,
por meter los telefónos,
he que dar la noragüena
por curarse la siñora,
que'n cheso clamamos, dueña,
al propio tiempo que cumplo
lo que li prometié'n Güesca,
faría, pa si puyaban,
a fer aquí güena fiesta,
lo día d'empecipiar,
Gil Sastre y Fidel Lapetra,
padres de los tefónos,
abríus hoy por vez primera,
en lo nuestro lugar d'Echo
y en la provincia de Güesca.
Echo, abril de 1957
El Pirineo Aragonés, Jaca 11 de Mayo de 1957


Cazataires

A “Basa-untza”, elesari

Dende fa un ciento d'añadas,
son veníus ta esta Val Chesa,
a cazar, las chéns de pró
españolas u francesas;
y a lo empecipiar lo siglo,
u cosa así, a güenas cuentas,
venié lo Duque Bivona,
tamién lo Marqués de Lierta,
lo de Arlanza, lo de Ayerbe,
con Rafél de Valenzuela;
lo Duque de Solferino;
de Gabarda, Conde yera,
y tamién lo de San Juan,
De la Viñaza, Condesa,
Sacanell, De Caso y Salas,
Zapater, Díaz, Lapetra;
con Brún, Echeto y Borau;
lo Mariané de Lorenza
y toda una carramata
de chesos de casas güenas,
con los Condes de París
y Saint-Saud, chéns francesas;
lo Marqués de Portalet,
de Senás y d'otras yerbas.
(Lo que no estié por aquí
y que me da muita pena,
yera Briet, lo escritor,
que tán bién li canté a Ordesa,
que si ese conocíu Oza,
lo canto hese estáu pa ésta,
que a polida no li gana,
de las Españas, otra selva).

Antiparti, son veníus,
bella vez, ta la val nuestra,
Generals y Coronels,
con más Jefes a dar guerra
a sarrios y xabalíns,
y esti año igual, aquí yeran,
lo Director General
de la Caza y de la Pesca,
con mainates de Madrí,
de Zaragoza y de Güesca,
pero nunca estieron tantos
como agora, fa diez fechas,
que soz veníus “Basa-untzas”
enta aquí ta la Val nuestra,
de Tolosa, por Navarra,
cincuenta y cuatro, pa muestra,
de chéns valiéns y cumplidas,
decidíus a darlis guerra,
a los xabalíns del diaple
que acotolan las truferas
y fan muito mal, fociando,
en los sembráus d'estas tierras.

Aunque solo'n tumbéz cuatro,
que los voz llevéz pa muestra,
y vos en soz íus contentos
de las tres cazatas feitas
y lo trato de las chéns
que'n Echo vos agüespedan,
hez visto que'n bi-n-há muitos
(y habréz que tornar pa ferla)
una que'n siga sonada,
pa l'otra añada que vienga.

Como cuasi somos euskos,
por estar de la Val Chesa
y pa que sigáz contentos
como lo'n ye la chén nuestra,
vos he feito este romance
que acabo en la fabla güestra:
¡Gora gazte Basa-untza!
¡Beti aurrerá ospatsu neba!

Echo, Noviembre 1957
El Pirineo Aragonés, Jaca 23 de Noviembre de 1957


A la buena memoria del Doctor Miral

¿No pensez al sentir que tañeban
a otrora, las nuestras campanas,
con un son que dentraba muy fondo
y los güellos lagrimas itaban,
que'n la Val, aún estando de día,
yera noche, de noche zarrada,
con lo nublo de nieu u granizo
que siñalan temible tronada
y te meten los pelos de punta,
que teneba que'star cosa mala?
¡Tañeban a muerto
las nuestras campanas!
No sabebaz dinguno que ifuese
en las cuerdas, cruzau, de la cama,
pa dixar esta vida de penas,
ni mesache, ni viello, ni nada.
¡Pues muerto biheba!
La noticia de fuera plegaba:
y ¡menuda que yera la presa
que, taimada, la muerte furtaba!
¡Lo arrimo más gran de la Val
ta la tierra, pa siempre, baxaba!
¡Li plegué la hora!
Solos nos dixaba.
¡Yera lo puntal,
lo puntal que teneba la casa!
Yera pan pa los que hébanos fambre.
Yera fuén que la set apagaba.
Yera l'hombre que más nos quereba.
Yera l'hombre que más nos gritaba.
No biheba pa él comestibles
que comese de más güena gana
que todos los nuestros,
los que aquí en esta Val se criaban.
Muito nos quereba,
y la preba, agora ye dada:
al vier que plegaba la muerte
y que fuera de aquí lo pillaba,
lis dicié a los que yeran rodiando
que la tierra, la Val, lo clamaba
ta lo Campo Santo
de la Virgen que tanto nombraba
en aquella comedia famosa
que facié conocer esta fabla.
Alcordarvos siempre,
chesos de mañana,
los d'agora y d'antis,
que viviendo dicié ya'n la cama
con nusotros quereba pudrirse,
lo que heba de cuerpo, sin l'alma.
¡Aquí l'hez debán!
Dende l'Ebro d'un brinco'nta casa.
¡No l'olvidez nunca!
¡Ye la preba pa nunca olvidala!
Pagarli con creces.
¡Rezarli pa l'alma!
Y a las chens que'nta aquí lo nos puyan,
yo lis dó las gracias
en lo nombre de todos nusotros,
desde aquí, d'esta tierra sagrada
de lo Campo Santo
de los chesos, que chesos nos claman.

Hecho 18 Abril de 1942
El Pirineo Aragonés, Jaca 25 de Abril de 1942


Lo mío recuerdo. A la memoria de Miral

1959

Ya son diecisiete añadas
las que vén, a güenas cuentas,
que de lo canto de l'Ebro,
tornés ta la tuya tierra,
a dormir lo sueño eterno,
chunto a Escabués, en do reina
la Madri de Dios, la Virgen,
patrona de la Val Chesa,
que cudia de los que viven
y de los muertos que ha cerca
en lo políu camposanto,
que lo suyo nombre leva.

Aunque son muitos, son pocos,
según pa lo que se cuentan.

Son poquéz, si a mano viene,
pa los d'esta «Residencia»,
que prexino dure muitos,
por lo atino de aquí ferla,
porque cada añada se imple,
nó i-caben y han que crecerla,
como li conviene a Xaca
y antiparti, a España entera
ya que aquí s'amuestra l'mundo,
lo que Aragón vale y piensa;
lo políu que la rodia,
en móns, en Arte y en Cencia,
que los mesaches i veyen
cuando, pa ixo, los levan
y cuando aquí los mayestros,
con goyo, a todos a amuestran,
ya nó solo d'Aragón,
sino que d'España entera.

Y son muitos, que lo tiempo,
que, pa cada cual, li cuenta,
no marcha pon amonico,
que vola que la se pela
y no ve por dingún otro,
que por mí saco la cuenta.

Cuando fundés esta «Casa»,
yo, muitos más medros heba,
que ya me so tornáu viello;
me salen muitas goteras
y cada añada que viengo,
pienso que pocas me'n queda,
si Dios no i-mete remedio,
pa que, poder venir, pueda.

Te traigo esti año memorias,
de polida capilleta,
que l'veinticuatro de julio,
en un canto de la selva,
clamada «La Virgen de Oza»,
los mesaches aposientan,
pa que cudie de las chéns,
que'nt'allí, puyen a vierla.

Dende allora, pués, Domingo,
n'hemos dos en tierra chesa;
una pa muertos y vivos,
otra igual y pa la selva
y pienso que muito goyo,
t'hese feito lo vierlaslasy por tu, bien podrán ferlo
los d'aquí que'nta Oza viengan
que con ella muito gana,
aunque ya no siga selva.

Echo 4 de agosto de 1959
El Pirineo Aragonés, Jaca 8 de Agosto de 1959


1967

¡Qué templáu lo tiempo fuye!
Ya fa veinticinco añadas,
que'nta Echo te leveron
y las cenisas te guarda
lo lugar que tanto amiés
y cuarenta que aquí'n Xaca,
s'empecipieron lo cursos,
que prexinés p'adornarla,
agún más de lo que'n yera,
esta que «perla» se clama,
de los nuestros Pirineos,
que a l'mundo preba y lo fasta,
lo muito que aquí s'amuestra,
a qui lo saber li agana,
puyando como la espuma,
las chéns que'n estas añadas
vienen, muitas más que i-caben,
en esta polida casa,
que s'ha quedáu ya chiqueta
y lo crecerla fa falta.

Pienso que sigas contento,
que la memoria te guardan,
según fa un rato diciban,
los que han tomáu la palabra,
remerando lo tesón
que metiés pa devantarla,
prebando a propios y extraños,
yera verdá y no soniabas,
cuando con fé de vidente
y con voluntá y con alma,
no reblés, como güén cheso,
hasta vierla devantada.

Pienso que sigas contento,
que con solo ferla, basta,
pero si sentir podeses,
lo bien que te remeraban,
prexino que meterías,
una miqieta la cara,
risueña, y pué que me icises,
que podeba darlis gracias,
a todos los que s'alcuerdan
de tú, de fuera y de Xaca,
cosa que, con muito goyo,
fó en lo patio d'esta casa,
mirándote fito a fito,
pensando que ixo me mandas
y si a l'caso m'entivoco...
Só yo, lo qui dá las gracias.

Echo a 30 de julio de 1967
El Pirineo Aragonés, Jaca 19 de Septiembre de 1967


Cabo d'año. A la grata memoria de don Ricardo del Arco

¡Cuánto te itamos de menos,
aquí'n la nuestra val chesa,
los güenos amigos tuyos,
dénde que dixés la tierra
y te nos ne fués pa siempre,
índoten sin date cuenta!
Amigos que has y que habiés,
que se cuentan por ucenas,
con alma, de chéns que viven
y sin d'ella, que son muertas;
y aunque no n'hayan -que no n'han-
no'n ye como l'alma nuestra;
peñas, abez, fáus y pinos,
cinglas, camóns y varellas,
foces, cantáls, canalizas,
calzóns, basquiñas, gorgueras,
guardan de tu güen recuerdo,
como tú lo dixés d'ellas.
De la Boca de l'Infierno,
de San Pedro de Ciresa,
de Camóns y Selva de Oza,
de Guarrinza y las Neteras.
De Alifonso, lo primero,
de los montes rials que heba,
esligíus, entre los chesos,
d'esta suya y recilla tierra,
con lo lugar, los más viellos,
de l'Aragón que naceba,
allá por lo siglo once.
De lo nuestro flai Chuán Regla,
que'n lo Concilio de Trento,
iz que, mal papel, no feba.
La Unibersidá que'n Xaca,
planté Domingo “Rafela”.
De la fabla de los chesos,
que agún ye la fabla nuestra
y ¡qué mi-si-ó, de cuánto
fablés, de las cosas chesas
y escribiés, siempre con goyo,
de la hombría d'esta tierra!
Pues haber-bi lo consuelo,
que lo írten tu, nos dié pena
y que t'hemos muy presente
que yes, tamién, cosa nuestra
y que l'ausín de lo ivierno,
cuando la campana chela,
u lo cierzo se devanta
y cuasi arrasa la selva,
u l'agua, baxando a churros,
con tronada, d'ixas feas,
fa venir güena riada,
que meyo mon se nos leva
y lo nos planta'n Tortosa,
que aplanau lo lugar dexan,
no t'ha fallar la memoria,
en meyos de tantas penas,
de muitas chéns de la val,
como tú la dixés d'ella
y por si te fese falta,
pa gozar la Gloria eterna,
amoníco, padres nuestros
y aves marías te reza,
qui estié güen amigo tuyo
y que te plora con pena,
agora'n lo cabo d'año,
dende que dixés la tierra
y te nos ne fués pa siempre,
índoten sin date cuenta...

Echo, Julio 1956
El Pirineo Aragonés, Jaca 7 de Julio de 1956


Rafael Mir de las Heras. In memoriam

¡Córdoba! Tañen a muerto,
muitas y tristes campanas,
trayendo lo son, de pena,
ta la nuestra Val, calada,
en los Altos Pirineos,
que tierra Chesa se clama.
Lo son d'ixos repiquetes,
me dexa transida l'alma,
féndome brincar lagrimas,
que, los güellos, se m'enrasan,
metíu lo peito'n un puño,
sentindo aquí las campanas,
lo eco, repiquetiando,
en la Parroquia que claman,
San Nicolás de la Villa,
de Córdoba, sur d'España;
la de lo broxo secreto,
la de lo fuego, que'n l'alma,
torna dolor l'alegría
y a la materia atenaza.
¿Y qué no fará la pena,
cuando tañen las campanas,
con clamós pausáus, temblóns
y que la muerte siñalan?
Rafael Mir de las Heras,
por tú repican campanas,
porque ya te'n fués pa siempre,
dixando esta tierra vana,
d'envidias y de odios plena,
contra lo que Cristo manda.
Rafael Mir de las Heras,
en paz, en tierra, descansa,
en la que tanto querebas,
en la que dexés, sin tasa,
lo recuerdo de fer bién,
a qui bién u mal te aima.
Lo Cristo de la Sentencia,
de la Cofradía Santa,
de que yeras lo mainate,
te puye sin de tardanza,
enta l'cielo, ta la Gloria
Eterna, que pa las almas
güenas, cual la tuya yera,
la Suya Justicia guarda.
Rafael Mir de las Heras.
¡Adiós, amigo de l'alma!

El Pirineo Aragonés, 17 de diciembre de 1949

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada